La gran tormenta de julio


Hoy es sábado 29 de julio del año 2017, el día de mañana el gobierno de mi país, Venezuela, pretende realizar unas elecciones que solo le convienen a los mandatarios del ejecutivo y todos aquellos que los apoyan. No quiero entrar en detalles porque este blog no es de política, pero resumiré en que quieren atropellar la democracia porque la Asamblea Nacional (o congreso como realmente debería llamarse) no está aprobando los presupuestos y pagos que el resto del gobierno necesita. Todo el proceso electoral es un fraude anunciado, el cual si no le ponen marcha atrás, se verán sancionados por toda la comunidad internacional y esto repercutirá de manera terrible en el país.

Mientras que el gobierno de Nicolas Maduro pretende continuar dicho proceso, se enfrenta a dos bandos, la oposición y la resistencia. La resistencia nació de toda la gente que estaba dentro del común llamado oposición pero que se cansó de esperar por los líderes, estos toman medidas más radicales y transforman los llamados de protestas breves en protestas extendidas dispuestas al enfrentamiento contra los militares.

Las calles el día de hoy amanecieron repletas de barricadas, sin alcantarillas, con alambres de púas y hasta con portones que soldaron de un poste a otro en vías principales. Para el día de mañana se puede esperar que la resistencia busque sabotear de toda manera posible la realización de estas elecciones.

A las 6:30 de la tarde me encuentro redactando esta nota mientras tomo café y como galletas de maní. Tengo en la cabeza que a lo largo del día solo he podido presenciar la ansiedad y temor de la gente donde quiera que he ido. En mis redes sociales la cosa esta peor con cada mensaje pesimista, eso entre lo poco que he podido leer ya que el gobierno ha estado estrangulando la velocidad de conexión a Facebook y a Twitter en las horas del día en lo que va de estas últimas tres semanas.

Si todo esto está ocurriendo a finales de este mes, me cuesta imaginar que comencemos agosto con tranquilidad, en caso de que el gobierno no cometa el fraude y se retracte de imponer la constituyente la lucha seguirá por seguir exigiendo lo mismo con lo que comenzó la lucha el 1ro de abril. No ha habido paz en ningún momento, y todavía se ve lejos, pero entre tanta lucha para los venezolanos la "normalidad" se refiere es a esos días donde no hay protesta ni fuego en las calles.

En cuanto a mi refiere, me cuesta mucho volver a lo habitual, todo esto sigue siendo parte de los tiempos inesperados en lo que todo es más complicado cada día. No estoy seguro de si lo que siento es optimismo o negación, pero entre todo siento que las cosas pueden mejorar así como ha estado el clima, ha llovido durante toda la semana, y hoy el día acá ha estado muy gris, pero solo cae llovizna.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Que tal si...

10 cosas que realmente me hacen feliz