Hacia donde voy


Muchas veces en mi vida he creído que he tenido una respuesta sólida a ese asunto, pero quizás es el mismo número de veces que me he encontrado atascado dando vueltas en rutinas que no me llevan a ningún lado. 

El año pasado en otro post reflexivo mencioné que los destinos que nos planteamos pueden ser como ver la luz de una estrella, para el momento en que llega su luz hacia nuestro alcance es probable que la estrella no esté allí, en este caso sería que ese destino ya no sea razonable o simplemente ya no exista.

Para mi paso mucho tiempo en rutinas y trancas y mi destino se esfumo.

Cuando comencé a estudiar mi carrera no tenía idea de que los medios de comunicación social se integrarían tanto a las redes sociales y que se transformarían en plataformas creadoras de contenido encargadas de perseguir a la gente con varias herramientas de seguimientos de intereses. Eso ha cambiado por completo la forma de operar de las editoriales, simplificando muchas cosas de costo y creando más competencia entre medios. También eso ha cambiado mis intereses en el campo laboral y me han orientado más hacia el marketing y alejado de lo editorial.

Dicho eso, pues he optado por especializarme en todo lo que es mercadeo y relaciones publicas, ando comiendo cuanto libro al respecto consiga y tratando de adoptar herramientas modernas a pesar de que no las esté poniendo en practica aún.

Hoy una vez más reflexiono sobre todo esto porque quiero crear una respuesta para esa pregunta de hacia donde voy, de manera que pueda trabajar en favor a esa respuesta y mantenerme motivado. Venezuela es un desastre hoy día y en cualquier momento las cosas pueden complicarse aún más y más, por lo que quiero tener una referencia como esta que me recuerde que tengo que hacer por mi cuando me quedo atónito con la racha de malas noticias que hay.

Ahora mismo estoy trabajando en lo que hoy día creo que son las metas comunes de cualquier estudiante universitario de Venezuela, graduarme, hacer curriculum y trazar destino hacia otro país donde pueda hacer una base para iniciar la independencia que no podría en Venezuela.

Puedo ir a varios sitios pero todo por un mejor standard de vida, y lo más importante para mi son mis amigos, quiero poder disfrutar con ellos sin las barreras de las crisis, solo que es complicado ya que todos están regados por el globo. Pensar en estas cosas quizás es una posición adelantada, pero soñar turismo con ellos me motiva, al igual que imaginarme trabajando en proyectos efectivos que no sean subpagados.

Algo que tengo que definitivamente debo responder pronto es el hacia donde, cada día la respuesta se vuelve más importante porque debo aprender todo de ese destino y prepararme para ello.

Puedo resumir que el proyecto apunta a que en tres años desde ahora este graduado, residenciado en un destino que aún no decido y trabajando como R.P. de alguna marca o como creador de contenido.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Que tal si...

10 cosas que realmente me hacen feliz