Entradas

Más reciente:

Mi vida en Supernova

Imagen
En estos momentos no sé que realmente quiero. Tengo opciones como el renunciar a todo y empezar de cero en otro lado, o intentar sacar el mayor provecho a lo que tengo acá para buscar luego afuera en base a eso, pero no sé que tanto esfuerzo necesite eso y no me lo puedo figurar aún. 
El mundo que conocía y me rodeaba acá en Venezuela ha desaparecido, el 2018 no se parece en lo absoluto al 2017 aunque no esté nada mal, pero es muy solitario ya que la gran mayoría de mis acciones se resuelven a través del Internet y la falta de tener amigos con que salir y un trabajo con el cual interaccionar a diario me generan un vacío, que viéndolo desde otro punto de vista es solo una carencia analógica. 
El tema de la universidad se me ha vuelto un desastre y todo va en un ritmo tan lento que es desesperante, la ambición no me deja tranquilo y los paradigmas sociales en los que creo me persiguen. A mediados de semestre tuve que caminar 9.25 kilometros bajo la lluvia porque cancelaron mi ruta, y desd…

Sueño #2

Imagen
Este sueño fue más inesperado que el anterior porque estaba acompañado con una chica en una sala de cine junto a unos amigos.

Supongo esa es la novia que no tengo y quisiera tener. Y se me hace extraño porque el amor platónico jamás se me había manifestado mientras duermo.

Empiezo a creer en las sucubos.

Ella estaba muy cerca de mi y me sentía bobo viendo más sus pechos que su cara. Todo es por la soledad. Durmiendo se me manifiestan todo los deseos que despierto me dan igual. O que honestamente, trato de que me den igual por como se encuentra todo.

Estos deseos de del libido no valen la pena aún. Todavía tengo mucho que hacer y corregir. No puedo seguir despertandome a media noche lamentando no tener como satisfacerme.

Sueño #1

Anoche tuve un sueño sobre algo de lo cual rara vez pienso, el día de mi acto de grado.

Ahora mismo me pregunto si la soledad y la crisis del país tienen mayor influencia en mi que mi necesidad por crecimiento personal.

Han sido tantas cosas de las que me he privado, que ya no tengo muchas aspiraciones. La tranquilidad de saber que en algún momento me mudaré a un sitio donde tenga lo básico cubierto me alivia. Una vez eso suceda quiero volver a aprender a vivir encontrando felicidad y motivación en otras cosas.

Es mucho lo que me es difícil de apreciar por las limitaciones, también mucho de lo que tengo es mucho lo que me pongo a dejar de lado para no sentirme mal.

Regreso a esa escena de mi sentado en el auditorio, vestido irónicamente formal a la esperar de la entrega de mi título, y del querer salir de allí para fumar mientras sostengo el diploma.

Quiero poder ver más allá del futuro el cual trato de materializar ahora, porque lo crucial es ahora mismo donde hay tantas divergencias…

Lo que pienso de ser Piscis

Imagen
Quizás esta es de las cosas más tontas acerca de mi, pero soy creyente de la astrología. En mi casa siempre ha existido un ambiente que acoge al esoterismo, y a toda clase de pensamiento que va con cosas fuera de este mundo. También a aquello del más allá que está en el más acá. Pero lo que si, es que no creo es en el horóscopo de ciertos oráculos y en profetas iluminados que hacen su negocio en las secciones de entretenimiento de los medios. Ahí suelen dar pronósticos que provienen de lo primero que se les ocurra.
Cuando me pongo a leer sobre Piscis en cualquier sitio me encuentro más o menos con las mismas cosas. El acuerdo común de que definen a las personas nacidas entre mediados de febrero y mediados de marzo como soñadores que divagan, románticos intensos y poseedores de una belleza que se paga con la peor de las inestabilidades emocionales. La verdad me creo ese cuento, porque siento me identifica en muchas cosas. 
Jamás podrá alguien podrá probarme lo contrario al hecho de qu…

Días que extraño

Venezuela ha cambiado demasiado en los últimos diez años, me dicen "hace 5 años atrás", y pienso en el 2007, no en el 2012.

Parar ese entonces mi vicio con el Internet no era tal, las redes sociales apenas y estaban creciendo, tener vida social y disfrutar de la vida nocturna era algo sencillo por lo que no había razón para internarme en casa por falta de dinero o el simple hecho de que no tengo a donde ir pasadas las 7 de la noche.

Todos los días caminaba a la cuadra de abajo alrededor de las 6 pm y me reunía con un montón de vecinos, hablábamos de cualquier cosa y terminábamos en la calle del hambre, un centro comercial, o en alguna fiesta de alguien que no conocíamos, eso sobre todo porque todo el mundo publicaba los eventos en las redes y nos anotábamos a cuanta fiesta de promoción conseguíamos.

Hoy día no sé donde están muchos de ellos, se que la juventud ni esos tiempos volverán, y que disfrutar de algo parecido es posible, pero no acá.

Un día normal (o como quisiera que fuera)

Me levanto usualmente entre las 6-7 am cuando no estoy en clases.Hago la rutina, desayunar, ducharme, y apenas me siento lo suficientemente despierto, enciendo la computadora.Reviso todas mis redes sociales.Decido que contenido revisar específicamente y luego muy probablemente pierda la mañana en eso si no tengo alguna diligencia o algo en lo cual trabajar.Hago el almuerzo si es necesario, o como si lo hace alguien más.Usualmente suelo dormir luego, pero sino me quedo hablando.Tomo café y retomo lo que me toque hacer en el día.Hago otro descanso para ver memes y noticias.También fotos de asiáticas.Medito.Juego algo.Me acuesto a dormir.

Ya no sé de política

Imagen
Luego de que las calles cesaran, la asamblea nacional desapareciera y los políticos no correspondieran a las demandas del pueblo, la decepción fue el sentir más grande en este país.
Desde que sucedió todo eso no me he preocupado más en leer titulares, cuando veo una que otra noticia en mi feed de Facebook solo reacciono con el botón de "Haha" (uso Facebook en inglés), porque es la verdad, me da risa que sigan con tanta charla de un diálogo y candidaturas regionales que si no se las roban van a recibir voto castigo, y ni hablar de la cantidad de votantes que se van por no aguantar esto. Nadie les cree, ni a la MUD ni a los maduristas.
No sé nada porque no hace falta saberlo, acá todos están pendiente es de ver de donde sacan plata, que comer y como quedar vivos al final del día, el preocuparse que hacen los de arriba es irrelevante cuando no hay democracia y los líderes de movimientos de cambio quedan pendientes de un cheque.
Apague el canal, siga con su vida y busque adapta…

La gran tormenta de julio

Imagen
Hoy es sábado 29 de julio del año 2017, el día de mañana el gobierno de mi país, Venezuela, pretende realizar unas elecciones que solo le convienen a los mandatarios del ejecutivo y todos aquellos que los apoyan. No quiero entrar en detalles porque este blog no es de política, pero resumiré en que quieren atropellar la democracia porque la Asamblea Nacional (o congreso como realmente debería llamarse) no está aprobando los presupuestos y pagos que el resto del gobierno necesita. Todo el proceso electoral es un fraude anunciado, el cual si no le ponen marcha atrás, se verán sancionados por toda la comunidad internacional y esto repercutirá de manera terrible en el país.

Mientras que el gobierno de Nicolas Maduro pretende continuar dicho proceso, se enfrenta a dos bandos, la oposición y la resistencia. La resistencia nació de toda la gente que estaba dentro del común llamado oposición pero que se cansó de esperar por los líderes, estos toman medidas más radicales y transforman los llam…

Tiempos inesperados

Imagen
Desde hace un mes no estoy en mi casa. Me encuentro en otro sitio donde estoy en teoría más cómodo, pero con muchas más responsabilidades.

El tiempo para pensar lo he aprovechado para pensar en eso de que me quiero volver alguien más fuerte. Hoy día ya no me derroto como antes, y la fuerza de voluntad es algo que he ido mejorando con disciplina. Lo que no me había dado cuenta es de que no he cuidado de mi en salud, y ese agotamiento del cuerpo es lo que no me ha dejado progresar en algunas cosas.

Entre otras cosas por las responsabilidades que mencione es que me he alejado del teclado, de la política, del Facebook, y de todo de lo que suelo estar pendiente cuando estoy en casa. La tranquilidad es incomparable, pero se que cuando esto termine será como despertar de un sueño largo donde debo seguir corriendo por el camino de mi vida. Estoy seguro que no dejaré de escribir.